RSS

Archivo de la categoría: Temáticos

Partidaca: Merchants & Marauders, elige ¿comerciante o pirata? ¿eurogame o temático?

Después de quedarme con las ganas de probar el Merchant & Marauders en La CABA, el amigo Nosmund me lo dejó para que lo probase con mis amigos (¡¡¡muchas gracias!!!).

Como era un préstamo y había que aprovecharlo echamos nada más y nada menos que dos partidacas el mismo finde. En la primera estabamos José, JuanPe, Jai -que ya había jugado- y yo. La segunda la disfrute con Iván y con Marcos.

1. ¿Tenías alguna estrategia clara para ganar? ¿En qué consistía? 

José: No tenía estrategia ninguna, sigo sin tener muy claro cómo se conseguían puntos de gloria, a parte de acumulando monedas, que por otra parte resultó la forma más eficiente de hacerlo…

JuanPe: No, me metí en la piel de la Bucanera Holandesa y los puntos de victoria venían solos. Creo que es relativamente fácil ganar siendo pirata.

Iván: Pues como mi capitán era mercader, intenté ganar amasando dinerito y vendiendo lo máximo posible de los bienes en demanda. Siendo pirata es más fácil ganar porque tienes acceso a los puntos de victoria del combate desde el principio, siendo mercader eso no te lo puedes plantear hasta que tienes el galeón.

Keroak: En la primera partida mi capitán me pareció más bien neutro y opté por mercadear y me pareció bastante fácil hacer puntos a base de vender las mercancias más demandadas. En la segunda partida, me pareció que mi capitana funcionaría bien para piratear; me dediqué a asaltar barcos mercantes con la esperanza de comprar pronto una Fragata y atacar objetivos más interesantes. 

Jai: Pues simplemente traté de replicar lo que hice en la primera partida que había jugado. Pero dado que habíamos jugado con una regla mal (en la primera partida hacíamos la acción de puerto varias veces por turno) descubrí que la vida del Mercader no es tan sencilla. 

Marcos: No tuve en ningún momento una estrategia clara para ganar… Pero desde el comienzo me pareció mas sencillo poder ganar de manera económica en vez de pirateando. Esto se debe a que haciendo encargos mercantes puedes obtener fácilmente 2 puntos de gloria (uno por 3 bienes del mismo tipo, mas otro por las 18 monedas que obtienes). Aparte me pareció fundamental el coger misiones para poder avanzar mas rápidamente. 

2. ¿Cuál crees que fue el momento en el que se decidió tu victoria o tu derrota? 

José: Hay cosas que no hice nunca y que creo que influyeron, por ejemplo, nunca compré un rumor. Luego siendo pirata intentaba comerciar, aunque fuera poco, y quizá siendo pirata hay que concentrarse en saquear como hizo JuanPe, al que le fue bastante mejor que a mí a pesar de que yo hundí a otro jugador mercader.

JuanPe: Mas que el momento, los momentos: pude haber ganado 4 o 5 turnos antes que Jai, pero había 3 navíos camino a mi puerto base que no me dejaban volver.

Iván: Cometí un error al comerciar, dejé de comprar un producto y cambié un destino por intentar vender otro producto.

Keroak: En la primera partida parecía que me iba a ir bien hasta que José me asaltó con su Balandra, me abordó y me pasó por la quilla. En la segunda partida tuve mala suerte con algunas tiradas de exploración y las misiones, rumores y especialistas que me tocaron se conseguían al otro lado del Caribe.

Jai: Mas bien los momentos :P. Cada vez que salía una carta de evento y el barco holandés seguía quieto parao en San Maarten.

Marcos: Mi victoria fue de forma espontánea y por pura casualidad. Estando en un puerto con misión (Curaçao) obtuve a la vez un rumor en el mismo puerto y un tripulante también para ese puerto. Además coincidió con que adquirí un barco potente y justo también se acercó un barco pirata débil a mi terreno. Fueron casi 5 puntos de gloria en dos turnos.

Foto cortesía de José.

3. ¿Cuál te pareció el momento más divertido?

José: No sabría elegir un momento concreto, no recuerdo ningún momento especialmente destacable, que no quiere decir que no lo pasara bien jugándolo porque sí lo pasé bien y me gustó el juego.

JuanPe: Toda la partida, me gustó mucho el juego, surcar los mares siendo pirata.

Iván: Cuando conseguí el galeón es cuando ya iba con menos miedo, y cuando se declaró la guerra es cuando el juego tuvo más vidilla.

Keroak: En la primera partida me agobié un poco, mi mejor momento fue cuando moví un barco oficial a mi zona marítima e inconscientemente le compliqué la vida a JuanPe. La segunda partida la disfruté más pero no hay ningún momento que considere especial.

Jai: Cuando José estaba luchando contra los mercantes, cambió una carta y justo le salió una de las dos que le podía hacer perder (creo recordar que sólo tenía un 20% de posbilidades).

Marcos: Me gustó la aleatoriedad de los eventos y la opción de poder jugar como pirata o mercante.

4. ¿Qué te parece el juego?

José: El juego me gustó y seguramente la experiencia de juego mejore con una segunda partida al tener más claras las reglas y concentrarte en tu rol de mercader o de pirata. Las batallas navales me resultaron un poco confusas y complicadas de ganar contra barcos que no fueran las fichas de mercantes ocultos repartidas por el tablero. 

JuanPe: Me gustó mucho, aunque creo que si te dedicas a ser mercader es mucho más aburrido.

Iván: Me gustó mucho la verdad, me recordaba mucho a algunos juegos de ordenador de temática parecida. Jugaría más veces sin pensarmelo.

Keroak: Yo lo definiría como un temático de gestión de recursos. El juego me gusta, pero he tenido la sensación de que había que prestar atención a muchos detalles y que siempre se me escapaba alguno. La verdad es que no estoy acostumbrado a sentirme perdido en un juego como lo he sentido en éste. En cualquier caso, creo que es bastante dinámico pero aún tengo dudas de la interacción entre jugadores, pues es arriesgado luchar contra otro.

Jai: Con unas reglas con muchas, muchas excepciones, un inglés nada fácil de traducir (yo renuncié desde el primer momento a Rumores y Misiones) y un tiempo de espera entre turnos que en ocasiones se hace eterno, más cuando después de estar esperando tu turno consiste en salir de un puerto, navegar a una zona adyacente y entrar en otro puerto.

Marcos: Me pareció un juego bastante entretenido, tiene gestión de recursos y también parte bélica para todo el mundo. Además, te da la opción de jugar el rol que prefieras siendo bueno o malvado, dependiendo de tus acciones. El mayor problema que puedo verle es que te ves obligado a escoger tu rol en función del capitán que te toque.

Temática: 9
Componentes: 7
Dinámica: 6
Aprendizaje:6
Interacción: 5
Jugado: poco
Colección: No
Lo seguiremos jugando
Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en Viernes, 22 junio 2012 en Gestión, Partidaca, Temáticos

 

Etiquetas: , , , , ,

Partidaca: República de Roma, muertes inesperadas, asesinatos frustrados y mucha tensión.

No planeaba comentar sesiones de juego en el blog pero mi grupo habitual de juegos está evolucionando y se hace necesario comentar las partidacas. Los artículos consistirán en una encuesta de 4 preguntas y las respuestas de cada jugador.

El viernes pasado tuvimos la oportunidad de estrenar el República de Roma de mi amigo José. Yo sólo había jugado una partida y la mayoría se había mirado un resumen de las reglas, así que hubo muchas cosas que no hicimos del todo bien.

Para los que no lo conozcan, República de Roma es un juego pseudo-cooperativo donde cada jugador lleva una facción formada por varios Senadores de la República. A medida que avanza el juego, estos senadores se van sucediendo en los cargos que dirigen Roma, tratando de rechazar las crisis que la amenazan, ganando Popularidad, Influencia y Dinero para, finalmente, hacerse con el control de Roma o dejar perecer a la República.

Es un juego de intriga política y mucha diplomacia entre los jugadores. Es complejo en el sentido de que se pueden y se deben hacer multitud de acciones diferentes, lo que requiere un conocimiento de las reglas por parte de cada jugador más extenso de lo habitual. También es un juego largo. Nuestra primera partida nos llevó 7 horas con preparación incluida, sin cena y sin explicación :$.

1. ¿Tenías alguna estrategia clara para ganar? ¿En qué consistía?

José: No, no tenía estrategia clara para ganar, tenía la mecánica del juego cogida con alfileres, mi conocimiento de las reglas no me daba para idear estrategias a largo plazo. Tampoco pensé que fuera a haber un ganador, siempre creí que lo más probable es que la República colapsara.

Ángel S: Sólo a partir del tercer turno -cuando empiezas a tener una visión global de la mecánica- vi una oportunidad de ganar. Con dos legiones leales a mi senador Emilio Paulo Macedónico y tres guerras activas, la estrategia pasaba por ser elegido Cónsul de campo y marchar hacia Macedonia con el mayor número posible de legiones republicanas. Una vez allí me declararía en rebeldía, ya con tres legiones leales y con Roma en una situación demasiado precaria para poder reclutar un ejército suficiente para enfrentarse a mis legiones sublevadas.

Keroak: No tenía una estrategia clara. Pretendía que la República sobreviviera y que nadie se hiciera con demasiado poder. Intenté no beneficiar a ningún jugador en exceso y esperaba en algún momento reunir suficiente poder en forma de dinero y votos para dominar la cámara.

JuanPe: Al principio no tenía ninguna estrategia; supongo que, en un principio, se trata de ayudar a Roma para no perder todos, pero no demasiado para ir fortaleciendo tu facción o para que no sea demasiado fuerte en caso de que decidas sublevarte en un futuro. Más tarde, cuando me vi con tanto dinero, sí que empecé a trabajar en mi proposición como dictador perpetuo. Cada turno atraía a otro senador a mi facción. Intentaba que fuera uno con mucho dinero ya que, si lo conseguía atraer, no sólo no perdía dinero sino que lo ganaba. Me resultó relativamente fácil gracias a las cartas que tenía y a mi posición plutarca,

2. ¿Cuál crees que fue el momento en el que se decidió tu victoria o tu derrota?

José: Mis senadores eran flojillos desde el inicio: durante toda la partida fui el que menos votos tenía en el Senado (aún así me las apañé para ser nombrado dos o tres veces Cónsul de Roma en los 4 turnos que duró la partida). Cuando quedó claro que ya no tenía nada que hacer fue cuando atrajeron a uno de mis tres senadores. Con únicamente dos senadores, ya sólo la muerte de senadores de otras facciones podía re-equilibrar la situación, como pasó con la facción del Sol (Keroak).

Ángel S: El momento en que perdí toda opción de ganar fue cuando no me rebelé tras vencer la guerra de la Galia.

Keroak: Yo empecé la partida con un estadista en juego y un senador muerto cuya familia pude recuperar en el segundo turno. Tuve mayoría de votos y tenía buenas perspectivas hasta que mi querido Cornelio Escipión Africano murió en un resultado de Desastre contra la 1º Guerra Púnica y uno de sus líderes. Yo perdí toda la ventaja que tenía, Roma perdió la mitad de sus legiones, que eran muchas, y el senador que controlaba los Astilleros, leal a JuanPe, se hizo rico.

JuanPe: Sin lugar a dudas, el punto de inflexión fue cuando fuimos a la batalla en la que teníamos que construir la flota. En ese momento me hice de oro con los astilleros, aunque ahí todavía no estaba todo decidido.


3. ¿Cuál te pareció el momento más divertido?

José: Para mi el momento más divertido fue el último turno del Senado. Nada más abrirse sesión intenté asesinar al líder de los plutócratas. Luego, cuando la misma facción usó una carta de tribuno de la plebe para forzar la votación de su senador como dictador perpetuo, intenté asesinarle el tribuno con una carta de “asesinato de tribuno de la plebe”, que además sólo había una en todo el mazo y encima era del mazo de la república media. ¡Toda una carambola!
Por supuesto ambos intentos de asesinato fallaron y los plutócratas nombraron a uno de los suyos dictador perpetuo y ganaron la partida.

Ángel S: No puedo elegir un momento más divertido o intenso porque toda la partida consistió en un largo momento divertido e intenso. La mecánica del juego no te deja ni un respiro para, por ejemplo, reforzarte o pensar tranquilamente pasando turno. El gobierno de Roma no te deja ni un momento de relajación.

Keroak: Desde que descubrimos que uno de los eventos que podía suceder era “Escasez de Hombres” el sector jugón marica no pudó jugar tranquilo. ¿Cómo no?, nos salió dos veces ese evento 😉 Conseguir un hombre decente en Roma se puso muy difícil.

JuanPe: Hubo varios momentos muy divertidos, obviamente para quien va ganando pues es divertido cuando le salen bien sus planes, atrae a gente a su facción,.. pero yo me quedaría con la “¡Escasez de hombres! ¡Noooo!” y con la puñalada al tribuno de la plebe.

4. ¿Qué te parece el juego?

José: He de reconocer que la primera lectura de las reglas es dura: un manual largo, a veces confuso y lleno de tantas excepciones, puntualizaciones y normas especiales que abruma un poco.Una vez juegas, la mecánica resulta ser mucho más sencilla.

Me parece un juego muy divertido. Combina muy bien la cooperación para que no caiga la República con los intereses particulares de victoria individual y en el que hay que estar dispuesto a recibir alguna que otra puñalada de tus compañeros de juego.

Como en toda primera partida cometimos algunos errores de bulto de estrategia, pero en líneas generales nos apañamos bastante bien.

A mí el juego me encantó y, siendo como soy un enamorado de la Roma republicana, pues se junta todo: mecánica excelente, temática que me encanta, cooperación, puñaladas, una pizca de suerte y azar… Nunca nada es seguro, puedes ir con 20 legiones a ganar una guerra en la que necesitas 3 y acabar en desastre o acumular influencia y dinero considerables en un turno con un senador y que muera al siguiente.

En cuanto a los componentes, son muchos y algunos son mejorables como las cajas de tesoro de las facciones que no parecen aguantar muy bien el montaje y desmontaje repetido. Luego quizá haya demasiadas fichitas y de tamaños en la mayoría de las ocasiones ridículamente minúsculos. Yo las legiones y flotas en vez de fichas de cartón con un simple número romano hubiera puesto figurillas de plástico (esto ya es una obsesión personal) pero en líneas generales no están mal y cumplen su función.

Ángel S: El juego me ha parecido una pasada. Tiene un equilibrio perfecto entre la parte cooperativa y la competitiva. Una mecánica y unas reglas que crean un perfecto hilo conductor sin fisuras durante toda la partida, que además crece en intensidad a cada turno que pasa.

Lo más divertido es la libertad que te permite el juego para que sean los propios jugadores, con sus negociaciones, quienes dirijan la acción apoyándose en un reglamento que no es tan complicado como parece.

Nada de acciones suicidas, ni traiciones sin sentido ni posibilidades de victoria por un simple golpe de suerte. Aunque tienes la opción de actuar como un Nerón, al final un sentimiento de responsabilidad te lleva a cooperar razonablemente para sostener la República mientras buscas tu propio beneficio sin actuar de modo que puedas granjearte un enemigo mortal.

Se necesitan muchas horas para jugar una partida en condiciones, pero hay pocas cosas mejores en las que poder emplear todo un sábado encerrado en una casa.

Keroak: Después de mi segunda partida el juego me parece mucho más asequible de lo que pensaba. Las reglas son complejas, pero con las ayudas que hay en la BGG se hace más llevadero. Aunque hay cosas que la primera vez no las entiendes, en cuanto alguien se anima a llevarlas a cabo un par de veces, ya te enteras. Por otro lado, creo que jugar 6 jugadores es importante para que si uno de ellos saca demasiada ventaja el resto tenga más oportunidades de pararle los pies. En esta partida lo que nos pasó es que un jugador acumuló de repente mucho más dinero que el resto, usó ese dinero para persuadir al resto de senadores y encima pujaba por las 2 iniciativas que sobraban cada turno, con lo que podía persuadir 3 senadores por turno.

En resumen y a pesar de la duración y complejidad lo considero un gran juego y que todo el que se considere jugón debe probar.


JuanPe: Me ha gustado mucho y me ha parecido mucho más fácil de lo que parecía. Animo a la gente que no se asuste por el tocho de reglas; en cuanto juegas un par de turnos ya se te queda. Me parece también que el juego debe ser mucho más equilibrado jugando 5 o 6 personas, con 4 es complicado defenderse ante la victoria de un jugador. Me gusta mucho cómo han conseguido equilibrar la lucha por proteger a Roma como juego cooperativo y la lucha propia como facción para ganar. En definitiva, me ha gustado mucho el juego, le veo muchas posibilidades. Y bueno, muy guay eso de los senadores, la historia de la República y todo.

Fotos y obra en tiza, cortesía de José.

Temática: 9
Componentes: 7
Dinámica: 9
Aprendizaje: 4
Interacción: 9
Jugado: poco
Colección: No
Lo jugaremos cuando el cuerpo aguante
 
4 comentarios

Publicado por en Martes, 29 mayo 2012 en Partidaca, Temáticos

 

Etiquetas: , , ,